Skip to main content

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 6 segundos

5/5 - (7 votos)
Portada » Blog » Moving Shot para tratar los nódulos tiroideos benignos con radiofrecuencia

Radiofrecuencia en nódulos tiroideos by Mooving Shot

La ablación por radiofrecuencia, utilizando la técnica de moving shot, se ha convertido en una de las técnicas “más prometedoras” para el tratamiento de los nódulos tiroideos de manera mínimamente invasiva. Y es que, los nódulos tiroideos afectan a más del 50 por ciento de la población adulta mundial y se estima que en España cada año se desarrollan unos 46.000 nuevos casos. Sin embargo, el 85% de los nódulos tiroideos son benignos, predominantemente sólidos y, en la mayoría de los casos no presentan síntomas y se pueden manejar con observación ecográfica y seguimiento periódico.

En la actualidad, la mayoría de los nódulos tiroideos suelen diagnosticarse de manera incidental durante estudios de imágenes realizados, generalmente, por otros motivos. Algunos de estos nódulos pueden crecer significativamente y hasta una quinta parte puede llegar a generar algún síntomas de compresión como, por ejemplo, molestias para tragar o respirar, cambios en la voz, tos, molestias locales o sensación de bulto en el cuello. En estos casos es cuando se requiere tratamiento y la cirugía, si bien sigue siendo un procedimiento “seguro”, conlleva complicaciones hasta en un 10 por ciento de los casos, precisa anestesia general y, en “muchos casos”, implica la hospitalización del paciente. Además, en ocasiones la cirugía para el tratamiento de nódulos tiroideos puede generar hipotiroidismo, produciendo síntomas como temblores, taquicardias, diarrea, insomnio, intranquilidad o  irregularidades menstruales, aumentando el riesgo de sufrir arritmias y osteoporosis.

   “La ablación por radiofrecuencia se plantea como una posible alternativa eficaz, segura y rentable a las terapias tradicionales”

Por su parte, los estudios de seguimiento a largo plazo, tras el tratamiento con yodo radioactivo, muestran normalización de la función tiroidea en más de dos tercios de los pacientes tras los primeros 3 y 12 meses. No obstante, el riesgo de disfunción tiroidea permanente aumenta con los años. Además, existen varias situaciones en las que no puede emplearse”, ha apostillado el experto.

La Radiofrecuencia reduce el volumen de los nódulos tiroideos

La radiofrecuencia, la cual se basa en la ablación térmica percutánea por agitación y fricción entre partículas, permite realizarse por punción con anestesia local y de manera ambulatoria. De hecho, este procedimiento se ha asociado con una media de reducción de volumen de los nódulos del 80 o el 94 por ciento en 4 y 12 meses, con disminución de los síntomas previos en la totalidad de los casos. En este sentido, la ablación de nódulos tiroideos por radiofrecuencia tiene una tasa de complicaciones inferior al 3 por ciento, permaneciendo con función tiroidea normal prácticamente en la totalidad de los casos que ya la tenían y mejorando significativamente en la mayoría de aquellos con una función tiroidea deficiente.