Skip to main content
5/5 - (2 votos)
Portada » Blog » Eliminar nodulos tiroideos sin cirugía

Radiofrecuencia, una alternativa menos invasiva para eliminar nódulos tiroideos

Descubre todo lo que necesitas saber sobre los nódulos tiroideos: causas, síntomas y tratamientos efectivos sin cirugía. Infórmate sobre el riesgo de malignizacion los nódulos tiroideos y cómo detectarlos. Explicamos el mejor tratamientos mínimamente invasivo como es la ablación por radiofrecuencia para eliminar los nódulos tiroideos sin cirugía.

Síntomas de los nódulos tiroideos

Los síntomas de los nódulos tiroideos pueden variar dependiendo del tamaño y la ubicación del nódulo. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Palpación: El nódulo puede ser palpable como un bulto o protuberancia en la base del cuello.
  • Visibilidad: El nódulo puede ser visible como una hinchazón o protuberancia en el cuello.
  • Presión: El nódulo puede presionar la tráquea o el esófago, causando dificultad para tragar o falta de aliento.
  • Hipertiroidismo: Los nódulos tiroideos pueden causar síntomas de hipertiroidismo, como pérdida de peso , aumento de la sudoración, temblores, nerviosismo o latidos del corazón rápidos o irregulares.

Tratamientos con cirugía para eliminar nódulos tiroideos y paratiroideos

Sin embargo, es importante tener en cuenta que a menudo los nódulos tiroideos no causan síntomas y no requieren tratamiento. En el caso de que se presenten síntomas, es recomendable consultar a un endocrinólogo para evaluar el nódulo y determinar si es necesario su tratamiento y cual es la mejor opción.

Tiroidectomía

La cirugía se realiza para extirpar el nódulo y puede incluir una tiroidectomía parcial o completa. Sin embargo, la cirugía puede tener riesgos y efectos secundarios:

  • Lesión a los nervios de las cuerdas vocales y la laringe.
  • Dificultad para tragar o hablar.
  • Sangrados y posible obstrucción de las vías respiratorias.
  • Lesión en las glándulas paratiroideas o a su riego sanguíneo pudiendo causar hipocalcemia.
  • Aumento de la secreción de hormona tiroidea.
  • Puede requerir un largo proceso de recuperación.  

Total

La tiroidectomía total es un procedimiento quirúrgico en el cual se hace una incisión en el cuello y se extirpa la glándula tiroides completamente del cuerpo. Esta cirugía se realiza con frecuencia en personas con cáncer de tiroides o en aquellos con una enfermedad tiroidea no controlada por medicamentos. El procedimiento suele durar entre 1 y 2 horas bajo anestesia general.

Después de la cirugía, es probable que el paciente necesite tomar hormonas tiroideas de manera permanente para compensar la falta de la glándula tiroides. También es común experimentar dolor y molestia en el cuello en las semanas siguientes a la cirugía, así como hinchazón y hematomas

Parcial

La tiroidectomía parcial es un procedimiento quirúrgico en el cual solo se extirpa una parte de la glándula tiroides del cuerpo. Este tipo de cirugía se realiza con frecuencia en personas con nodulos tiroideos benignos o enfermedad tiroidea localizada.

Durante la tiroidectomía parcial, se hace una incisión en el cuello y se extirpa solo la parte de la glándula tiroides afectada. El procedimiento suele durar entre 30 minutos y 2 horas y se realiza bajo anestesia general o anestesia local.

Después de la cirugía, es probable que el paciente necesite tomar hormonas tiroideas de manera temporal o permanente dependiendo del caso, para compensar la falta de la glándula tiroides. También es común experimentar dolor y molestia en el cuello en las semanas siguientes a la cirugía, así como hinchazón y hematomas.

Cirugía endoscópica en tiroides

Es una técnica quirúrgica en la que se utiliza un endoscopio para extirpar parte de la glándula tiroides a través de incisiones pequeñas. Es utilizado para reducir el tamaño de las incisiones y el tiempo de recuperación.

Tratamientos menos invasivos

Aunque la intervención quirúrgica es una de las opciónes más comúnes, también existen diversos tratamientos menos invasivos que permiten en un gran porcentaje de casos, evitar la extirpación de la glándula Tiroides. En esta ocasión vamos a centrarnos en una de las alternativas a la cirugía llamada ablación por radiofrecuencia para eliminar nódulos tiroideos sin cirugía.

Eliminar nódulos tiroideos sin cirugía – Ablación por radiofrecuencia

La ablación por radiofrecuencia utiliza una aguja de radiofrecuencia para calentar y destruir el tejido del nódulo tiroideo. Esta técnica se realiza en un entorno ambulatorio y no requiere anestesia general. Mediante la colocación de una aguja directamente en el nódulo tiroideo, la aguja o electrodo se conecta a un generador, que emite radiofrecuencia para calentar y destruir el tejido del nódulo.

La ablación por radiofrecuencia es altamente efectiva para tratar los nódulos tiroideos y paratiroideos benignos. En estudios clínicos, se ha demostrado que la técnica es capaz de reducir significativamente el tamaño del nódulo tiroideo en más del 90% de los pacientes tratados. Además, la técnica es segura, con pocos efectos secundarios. Los pacientes pueden volver a sus actividades normales después del procedimiento, y en general no requieren ningún tipo de hospitalización.

Actualmente este tratamiento se puede realizar tanto por la Seguridad Social como en clínicas privadas de toda España. Puede encontrar más información acerca de los centros en el siguiente enlace.

En resumen, existen varios tratamientos efectivos disponibles para eliminar los nódulos tiroideos sin cirugía y mediante intervención quirúrgica. La ablación por radiofrecuencia es una alternativa no invasiva a la cirugía para tratar los nódulos tiroideos benignos. Es altamente efectiva, segura y permite a los pacientes volver a sus actividades normales rápidamente. Es importante consultar a un endocrinólogo para determinar la mejor opción de tratamiento para cada caso en particular.

La Radiofrecuencia en Tiroides en Andalucía Directo