Skip to main content

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 48 segundos

4.1/5 - (9 votos)
Portada » Blog » Miomas uterinos a los 50 años

Todo lo que necesitas saber sobre miomas uterinos a los 50 años: causas, síntomas y opciones de tratamiento.

Las investigaciones han demostrado que más del 80% de las mujeres van a tener un tumor benigno a nivel del útero en alguna etapa de su vida. En el caso de las mujeres mayores de 50 años las estadísticas reflejan que por lo menos el 60% pueden presentar miomas.

Estos tumores benignos en el útero se denominan mioma uterino, leiomiomas o fibromiomas. Los miomas surgen en una parte del útero o miometrio y aunque la causa de su desarrollo es aún desconocida, es posible que intervengan factores genéticos, hereditarios u hormonales.

Se estima que aparecen en un 25% en mujeres en edad reproductiva y hasta en un 40% en mujeres en edad inferior a los 50 años. Cuando la mujer cumple 50 años, es cuando se presentan los mayores desequilibrios en las hormonas. Es en esta etapa y durante la menopausia, cuando los miomas se hacen más pequeños por no recibir esos estímulos hormonales. En esta etapa menopáusica, los ovarios dejan de producir estrógenos, siendo esta la hormona principal que estimula el mioma.

En muchas ocasiones los fibromas son tumores asintomáticos, pero lo más frecuente es que produzcan alteraciones menstruales (hipermenorreas y hemorragias intermenstruales), dolor abdominal y síntomas de compresión. Su relación con la fertilidad sigue siendo controvertida. Clásicamente, el tratamiento de elección ha sido quirúrgico, preferentemente la histerectomía en las pacientes.
que han completado su fertilidad y la miomectomía en las que desean conservarla. En la actualidad se utilizan tratamientos más conservadores o menos invasivos.

En los últimos años, y con el avance de la tecnología médica, se ha llegado a la conclusión que no todos los miomas deben eliminarse. Si finalmente se opta por la eliminación, existen técnicas novedosas como la Radiofrecuencia, la cual tiene un bajo riesgo al ser una técnica mínimamente invasiva que evita la cirugía y no requiere incisión.

Opciones más habituales para el tratamiento de miomas

Hoy en día los tratamientos están indicados para miomas con medidas superiores a 4 cm y donde se presenten síntomas (dolor, sangrado, presión en la vejiga, necesidad de orinar con mayor frecuencia…). En el caso de la Radiofrecuencia, esta está indicada para miomas sintomáticos de hasta 10 cm, aunque ya son varios los profesionales que están tratando miomas de mayor tamaño con esta técnica.

Son varios los tratamientos utilizados y comprobados para tratar los miomas uterinos. A continuación se explica cada uno de ellos:

Histerectomía

Esta técnica se encarga de extirpar el útero y es un procedimiento invasivo. Esta técnica se suele utilizar cuando los demás tratamientos no han funcionado. La recuperación varía entre 3 y 8 semanas, con un tiempo de hospitalización de 2 a 3 días pudiendo llegar a ser más dependiendo de las circunstancias de cada caso.

Miomectomía

La miomectomía es utilizada como sustitución de la histerectomía y su utiliza para extirpar el mioma conservando el útero. El mayor problema radica en la excesiva hemorragia que se produce y el tiempo de curación es más largo. Puede tener otras complicaciones, como: desarrollo de otros fibromas, ruptura accidental del útero o del intestino durante la intervención quirúrgica, herida infectada, dolor, paredes uterinas debilitadas.

Análogos

Dentro de las opciones farmacológicas, los análogos son los fármacos más habituales, aunque sus indicaciones son limitadas por los efectos secundarios asociados a los tratamientos a largo plazo.

Radiofrecuencia

Este tratamiento de miomas mínimamente invasivo que se presenta como alternativa a la miomectomía e histerectomía, consiste en los siguientes pasos. Primero, se aplica una leve sedación. A continuación, por vía vaginal, se introduce una aguja guiada por un ecógrafo conectado a un generador de radiofrecuencia. Su punta comenzará a emitir calor, lo cual quemará los distintos miomas desde su interior, provocando que, posteriormente, en los meses siguientes sean absorbidos por el cuerpo poco a poco. En tan solo 40 minutos, estará hecho y no se requiere ingreso de la paciente.

Como conclusión, se puede señalar que en general una mujer mayor de 50 años no necesita una intervención quirúrgica para eliminar miomas y solo una evaluación continua de por lo menos un año, podrá decir si el médico recomienda su extirpación.