Skip to main content
5/5 - (1 voto)

Entrevista al Dr. Fermín Garrido

 

El Dr. Fermín Garrido, radiólogo intervencionista de la Clínica Inmaculada, Granada, realizó la primera intervención en España de ablación con radiofrecuencia de nódulo en la glándula paratiroides.

 

1.- ¿Qué es una glándula paratiroides?

Las glándulas paratiroides son glándulas endocrinas situadas en el cuello, por detrás de los lóbulos tiroides. Estas producen la hormona paratiroidea (PTH). Por lo general, hay cuatro glándulas paratiroides, dos superiores y dos inferiores, pero de forma ocasional puede haber cinco o más. Cuando existe alguna glándula adicional, ésta suele encontrarse en el mediastino, en relación con el istmo, o dentro de la glándula tiroides.

2.- ¿Qué es la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia (RF) es la aplicación de corrientes eléctricas de alta frecuencia para calentar y coagular el tejido que queremos tratar. Mediante la ablación por RF coagulamos el tejido objetivo eliminando la vascularización del mismo consiguiendo evitando que siga creciendo y consiguiendo su reducción total hasta desaparecer.

 

3.- ¿Por qué se debe aplicar radiofrecuencia en paratiroides en lugar de cirugía, que es la técnica convencional para este tipo de casos?

Hay casos en que un paciente no quiere operarse ya que la cirugía es bastante agresiva, con posibilidad de daño en el nervio recurrente y de complicaciones locales. Aunque es una cirugía muy fácil de hacer para un cirujano especializado, sabemos que la RF tiene muy buenos resultados y es una intervención mínimamente invasiva.

4.-¿Por qué no se utiliza la radiofrecuencia como técnica habitual?

La radiofrecuencia no se viene utilizando como técnica habitual porque es una técnica muy nueva. La paratiroides está muy profunda y en contacto con el nervio recurrente y había miedo de que éste se pudiera lesionar. Ha sido a base de experiencia en el tratamiento de los nódulos tiroideos cuando se ha ido tomando experiencia en el tratamiento de las paratiroides y se han ido utilizando recursos que evitan las posibles complicaciones, mejoran el uso de la radiofrecuencia y permiten este tratamiento que es menos agresivo.

5.- ¿Cómo se prepara al paciente antes de la intervención?

La preparación es similar a la preparación para radiofrecuencia de tiroides. Se utiliza una mínima sedación, en nuestro caso nos gusta para tener al paciente monitorizado y controlado, y con anestesia local se infiltra la zona y se hace la ablación. Las ablaciones de tiroides y de nódulos paratiroideos se pueden hacer únicamente con infiltraciones de anestesia en la cápsula del tiroides. Y en las paratiroides lo mismo, infiltración de anestesia en la cápsula de la paratiroides.

6.- ¿Puede darse alguna complicación durante el tratamiento?

En el tratamiento de las paratiroides el problema está en las estructuras neuronales adyacentes, o sea, en los nervios, sobre todo el recurrente. Siempre que vas a tratar una paratiroides te encuentras que es un nódulo que está muy profundo, que está normalmente en relación con el nervio recurrente o con otros pares craneales o cervicales y que hay que separarlo de los pares craneales para hacer la ablación. Esa complicación no la encontramos pero siempre te puedes encontrar con la imposibilidad de poder separar las estructuras con lo cual tienes que abortar la técnica. Como la infiltración previa a la ablación es poco agresiva, en el peor de los casos tendrías que parar el procedimiento antes de hacer la ablación. Sin mayores consecuencias para el paciente.
Hay casos en que el nódulo está muy profundo por lo que puede ser difícil de ablacionar por lo que hay que usar suero glucosado para realizar una hidrodisección.
Disecamos los planos de la paratiroides con las estructuras adyacentes con suero glucosado consiguiendo separarla más de medio centímetro de los pares craneales por lo que tuvimos suficiente margen para realizar una ablación segura.
Disecamos todos los planos que había cerca de la paratiroides, pusimos suero glucosado alrededor de la paratiroides y conseguimos separar los planos con los pares craneales medios de la zona más de medio cm con los cual tuvimos suficiente margen para poder hacer una ablación segura.

7.- ¿Qué material utilizaron?

El material es muy simple, una aguja de punción espinal fina de 25G, suero glucosado, anestésico local, una mínima sedación por parte del anestesista y la aguja de ablación por radiofrecuencia específica para tiroides que en este caso fue una aguja muy fina de 5mm de punta activa y equipo de radiofrecuencia suministrado por JJP Hospitalaria.

8.- ¿Qué tipo de seguimiento post procedimiento se le hace a la paciente?

A la paciente se le dejó en observación durante 4 ó 5 horas, se le aplicaron corticoides para evitar la inflamación en una pauta descendente corta de dos o tres días y se le hizo a las 2 horas una analítica de la PTH para saber si la ablación había sido efectiva. Y los resultados fueron normalizados. Posteriormente se le hizo seguimiento ecográfico y seguimiento clínico. A los pacientes los seguimos entre una endocrino y yo. La endocrino prepara al paciente, le explica la intervención y yo trato al paciente. Posteriormente visitamos al paciente a los dos o tres días y otro seguimiento a las dos o tres semanas. El seguimiento hospitalario inmediato es corto dado que no entraña muchas complicaciones y el paciente está en el hospital unas tres o cuatro horas nada más.

9.- ¿Cuánto tiempo tarda el nódulo de la paratiroides en disminuir?

La disminución puede tardar unos 6 ó 7 meses, pero en el caso de la paratiroides, a diferencia con el nódulo tiroideo, el tamaño no es tan importante como la normalización de la actividad en la glándula. Lo cual pudimos observar inmediatamente mediante analítica.

10.- ¿Hay riesgos de hipoparatiroidismo?

Con este tipo de técnica, al tratar solamente la lesión en esa paratiroides es difícil que entre en hipoparatiroidismo ya que hay cuatro paratiroides más.
Una ventaja de esta técnica, aparte de la menos agresividad, no es el hipoparatiroidismo sino que como ves el nódulo es más certero el tratamiento y en principio debería de haber menos recidivas.
Esa es una de las claras ventajas de esta técnica frente a la cirugía. Técnicamente la cirugía también va a tratar únicamente ese nódulo pero si es más frecuente el hipoparatiroidismo, en lo que se ha publicado hasta ahora.

11.- ¿Existe recurrencia en este tipo de procedimiento?

No tenemos la suficiente experiencia hasta el momento, pero en principio no debe existir.

Entradas Relacionadas