Skip to main content

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 54 segundos

5/5 - (7 votos)

Hoy 19 de octubre, celebramos como todos los años el día internacional del cáncer de mama. Este día no solo nos invita a reflexionar sobre la importancia de la detección temprana y la prevención o brindar apoyo a las personas afectadas por esta enfermedad, sino también a explorar las innovaciones en el tratamiento del cáncer de mama.

El cáncer de mama es uno de los tipos más comunes de cáncer, y los avances en su tratamiento han sido notables en las últimas décadas. Los tratamientos convencionales incluyen cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal y terapias dirigidas. Sin embargo, una técnica terapéutica que está ganando interés en la comunidad médica es la radiofrecuencia.

La radiofrecuencia es un procedimiento que se lleva a cabo bajo control radiológico, y que se utiliza en el contexto de la cirugía oncológica para mejorar la extirpación del tumor y reducir la probabilidad de recurrencia. En la cirugía de cáncer de mama, uno de los desafíos es asegurarse de que se elimine todo el tejido canceroso y las células tumorales, al tiempo que se preserva la mayor cantidad posible de tejido mamario sano. Aproximadamente entre un 20% y un 40% de las mujeres operadas pueden requerir una segunda intervención, ya que pueden quedar células o nichos tumorales en el tejido circundante.

Para abordar este problema, se ha desarrollado la técnica de Radiofrecuencia intraoperatoria. Durante la cirugía para extirpar el tumor de mama, se utiliza un electrodo conectado a un generador de alta frecuencia que produce calor. Este calor es capaz de desnaturalizar las proteínas de las células cercanas, lo que resulta en la desvitalización de las células tumorales en el tejido circundante. Esta técnica ha demostrado que las células en el tejido tratado quedan inactivas y desvitalizadas, lo que reduce la probabilidad de recurrencia del cáncer.

Hasta el momento la radiofrecuencia no reemplaza la cirugía, ya que es necesario extirpar el tumor. Esta técnica complementaria aumenta los márgenes de seguridad alrededor del tumor extirpado, lo que disminuye la probabilidad de que queden células tumorales activas en el tejido mamario circundante.

Los avances en el tratamiento del cáncer de mama, como la radiofrecuencia, reflejan el compromiso constante de la comunidad médica en mejorar las opciones terapéuticas disponibles. La investigación y la innovación continúan desempeñando un papel crucial en la lucha contra el cáncer de mama, y el Día Internacional del Cáncer de Mama nos recuerda la importancia de la detección temprana, el apoyo a quienes padecen la enfermedad y la búsqueda constante de tratamientos más efectivos.