BlogJJP HospitalariaMiomasNoticiasPaís VascoRadiofrecuenciaSin cirugíaVídeos

Miomas en el embarazo y fertilidad – Entrevista a la Dra. Estefanía Rodriguez

estefanía rodriguez miomas en el embarazo

La Dra. Estefanía Rodriguez nos habla sobre Miomas en el embarazo, fertilidad y muchos más.

Se estima que 1 de cada 4 mujeres tendrá un mioma a lo largo de su vida.

Hablamos con la Dra. Estefanía Rodriguez, Ginecóloga de la Clínica IVF de Donostia sobre miomas, tipos, tratamientos y la relación de estos con los embarazos y los problemas de fertilidad.

¿Qué porcentaje de pacientes acuden a su clínica con problemas relacionados con los miomas?

Aunque sería muy alto, decir un porcentaje es difícil. Se estima que 3 de cada 4 mujeres tendrán algún mioma a lo largo de su vida, por lo que en muchas de las mujeres que acuden a nuestra consulta, descubrimos la existencia de miomas que muy probablemente vayan a necesitar un seguimiento.

¿Cuántas necesitarán finalmente ser tratadas o intervenidas por esta patología?

Lo más probable es que los miomas generen problemas o provoquen síntomas cuando nos encontramos en edad fértil, es decir, en mujeres que tienen menstruación. De esas mujeres, 1 de cada 4 tiene síntomas y va a necesitar tratamiento.

Una vez detectado el Mioma, ¿Cómo se decide que tratamiento es el más adecuado?

Una vez detectado el mioma, estudiamos los síntomas y evaluamos el tipo de mioma y decidimos si se realiza un tratamiento médico o es necesaria una intervención.

Tenemos una serie de clasificaciones que nos permiten valorar el tratamiento más adecuado para cada caso. Normalmente, los miomas que se localizan en el interior del útero se tratan con Histeroscopia, una técnica mediante la cual miramos dentro del útero y extirpamos el mioma. Si el mioma se encuentra fuera del útero, solemos acceder por vía abdominal, abriendo por el abdomen, o mediante Laparoscopia, que es una técnica menos invasiva.

Cuando el mioma no se encuentra claramente ni dentro ni fuera del útero, habría que evaluar y es aquí donde aparecen tratamientos más novedosos y mínimamente invasivos como es la radiofrecuencia.

¿Cuáles son los principales síntomas que presenta una paciente con un mioma?

El más frecuente de todos son los sangrados, las hipermenorreas, que a su vez pueden provocar problemas de anemia que hagan necesario que el cuerpo aumente la frecuencia cardíaca y haga necesario un tratamiento médico o suplementos de hierro.

No es el único problema que generan los miomas y pueden presentarse otra serie de síntomas generalmente dependiendo del tamaño del mioma, cómo dolores y presión pélvica. Si el volumen del mioma es muy grande puede incluso oprimir otros órganos como la vejiga o el recto e incluso hay casos en los que el mioma puede llegar a notarse y verse a través del abdomen.

jjp hospitalaria tipos de miomas

 

Miomas uterinos y embarazo

¿Cómo afectan los miomas a la fertilidad de la mujer?

Esto depende mucho del mioma y sobre todo de la localización del mioma. Nos encontramos en un momento de discusión acerca de que tipo de miomas afectan o no a la fertilidad. De lo que sí tenemos ciencia cierta es de que los que más afectan a la fertilidad, son aquellos que se encuentran dentro del útero, creciendo hacia el interior de la cavidad uterina.

Entre el 1 y el 2% de las mujeres con problemas de fertilidad pueden tener dificultades por alguna causa relacionada con un mioma, frente al 5-10% de mujeres con esterilidad y causas relacionadas con este tipo de tumores benignos.

¿Y en un posible embarazo?, ¿Qué dificultades puede presentar un mioma?

En algunos casos, los miomas crecen en los primeros meses de embarazo debido al aumento de hormonas, ya que los miomas se nutren de ellas. Este crecimiento es el que puede dar lugar a diversos problemas , dependiendo de la localización y del tamaño, por “robar” espacio al feto.  Puede haber riesgo de rotura prematura de membranas o dificultad de colocación del bebé por falta de espacio que provoque una cesárea.

Por otro lado, pueden existir otro tipo de complicaciones más graves como retraso en el crecimiento por la posible dificultad de llegada del alimento, o incluso desprendimiento de placenta

¿Cuánto tiempo debe esperarse para buscar un embarazo después de un tratamiento de miomas?

Va a depender del tipo de intervención y de como se afecte el útero con ella.  Si no se ha entrado en el útero, cómo es en el caso de la radiofrecuencia, se recomienda esperar entre unos 3 y 6 meses antes de buscar un embarazo, mientras que, si ha existido entrada en la cavidad uterina, el tiempo de espera debe ser mayor, en torno a los 12 meses.  

¿En que consiste la técnica de radiofrecuencia exactamente? ¿Nos podría detallar pasos del tratamiento de cara a una paciente?

Es un tratamiento bastante sencillo. En primer lugar, se realiza unos días antes una prueba de anestesia, ya que el tratamiento se realiza mediante sedación y con carácter ambulatorio.

A primera hora de la mañana la paciente ingresa en la unidad y se le prepara para pasar a quirófano. El tratamiento no suele prolongarse más de los 40 minutos, todo dependerá del tipo de mioma y el tamaño. En quirófano y por vía vaginal con ayuda de un ecógrafo accedemos al mioma con una aguja que genera radiofrecuencia en su punta y quemamos los miomas. Acto seguido la paciente pasaría a la zona de despertar, donde la evaluamos y administramos algún tipo de analgésico para el dolor si tuviera alguna molestia.

A las dos horas aproximadamente, si la paciente se encuentra bien, se le entregan las recomendaciones de post tratamiento, se le administra un antibiótico y analgésicos por si tuviera algún tipo de molestia y se marcharía a su domicilio, pudiendo recuperar su vida normal.

Al mes se realizaría una consulta de seguimiento para controlar los resultados.

¿Existen riesgos en este tratamiento?

Los riesgos que están descritos son bajos. Existen riesgo de lesiones debido al calor que vamos a irradiar en los tejidos y especialmente en miomas grandes, algún tipo de reacción febril del organismo. En los estudios publicados sobre la técnica, se presentan sangrados posteriores en el 15% de las pacientes, sangrados autocontrolados que desaparecen en poco días.

Existen también algún caso de reintervención o lesión pero a modo anecdótico, ya que si se realiza bien la técnica es muy difícil que este caso se dé.