BlogMiomasNoticias

La Dra. Belén de la Torriente nos cuenta todo lo que necesitas saber sobre los miomas y su relación con la fertilidad.

mioma embarazo

La Dra. Belen de la Torriente, Ginecóloga de la Clínica privada Mencía en Salamanca, realiza con éxito desde hace más de un año, el tratamiento de los miomas uterino con radiofrecuencia, cómo la mejor opción de tratamiento de esta patología  ante un futuro embarazo o tratamiento de fertilidad.

Desde JJP hemos querido pasar una rato con ella y plantearle muchas de las dudas que nos habéis hecho llegar.

¿Es posible quedarse embarazada teniendo un mioma? Los miomas en el útero pueden contribuir a un problema de infertilidad ya que pueden bloquear la entrada del óvulo a las trompas de Falopio o dificultar la implantación del embrión. También se han asociado a una posible causa de los abortos de repetición por las dificultades que tiene el óvulo fecundado para implantarse en el útero.

¿Es el mioma un problema durante el embarazo? Si ¿Por qué?  Debido a que los miomas provocan que la cavidad uterina se distorsione, y las embarazadas pueden presentar sangrado durante el primer trimestre, incluso abortos como hemos dicho previamente.

Durante el segundo y tercer trimestre puede haber dolor especialmente si los miomas son mayores de 5 cm, debido a una cuestión de falta de espacio, retardos de crecimiento fetales por tener que compartir la misma vascularización el bebé y el mioma, y aumento de los estados hipertensivos del embarazo porque el corazón intenta que llegue más sangre al feto y al mioma, por lo que se produce un incremento de sangre en el útero mayor que en cualquier embarazo normal.

En el parto hay un incremento del número de cesaréas debido a alteraciones en la dinámica uterina (es decir, a las contracciones), al aumento de placentas previas y alteraciones en la posición del feto y a obstrucciones del canal del parto, ya que los miomas distorsionan la anatomía normal uterina.

También puede haber muertes fetales intrauterinas por robo de sangre del mioma al feto.

Tras el parto, el útero puede no contraerse y tener que realizar una histerectomía puerperal urgente, ya que el tejido del mioma no es tan contráctil como un tejido miometrial sano y a veces se produce una hemorragia incoercible sino es quitando el útero.

¿Cuáles pueden ser los principales problemas que puede encontrar una mujer embarazada con un mioma? Infertilidad, abortos de repetición, dolor, retardos de crecimiento fetales, malposiciones fetales, incremento de la tensión arterial, placentas previas, e incremento de tasas de cesáreas, muertes fetales intrauterinas, e histerectomías puerperales

¿Puede un mioma ser un problema a la hora de conseguir quedarse embarazada? Sí, debido a que distorsiona la anatomía normal del útero y no puede anidar, el embrión no recibe el aporte sanguíneo necesario al tener que alimentar también al mioma, y a que a veces su localización impide que el óvulo y el espermatozoide se encuentren.

¿Cuáles son los posibles tratamientos para eliminar un mioma? Tratamiento médico con Acetato de Ursipristal (funciona mientras se toma la medicación, pero en el momento en que deja de tomarse, el mioma vuelve a tener el mismo tamaño), Quirúrgico histeroscópico (cuando el mioma es abordable por vía vaginal), laparoscópico (cuando el mioma está hacia la cavidad abdominal en vez de hacia la cavidad uterina), o laparotómico (cuando hay varios o son muy grandes los miomas y son inaccesibles por las vías anteriores), o mediante radiofrecuencia

¿Por qué es la radiofrecuencia el más recomendable que si se tienen deseos genésicos futuros? La principal ventaja de esta técnica es que se realiza de manera ambulatoria (sin ingreso hospitalario) con sedación o anestesia epidural y permite una rápida reincorporación del paciente a su vida normal (al día siguiente). Al no hacer ninguna incisión quirúrgica sobre el útero, no existe riesgo de sangrado en el mismo, y se evita el riesgo de tener que perder el útero que es intrínseco a cualquier cirugía uterina. Esto hace que sea una técnica muy atractiva para pacientes que no desean cirugía o aquellas que quieren embarazo y no desean asumir el riesgo de perder el útero en la cirugía.

La ablación por radiofrecuencia permite también tratar miomas que por su tamaño y localización son difíciles de tratar con cirugía o histeroscopia. Esta especialmente indicada en miomas submucosos (que afectan a la cavidad uterina) e intramurales (ubicados en el espesor de las paredes del útero de hasta 5-6 cm). En este tipo de miomas, los resultados publicados muestran una reducción del 80% del volumen del mioma a los 6 meses del procedimiento con una desaparición total del mismo en el 50% de los casos.

¿Es posible tratar un mioma con radiofrecuencia una vez se está embarazada? No. Las  contraindicaciones absolutas de la radiofrecuencia son:

  • Presencia de Metales en la piel debidos a implantes de hilos de oro o a tatuajes que aportan metales en sus pigmentos.
  • Marcapasos.
  • Patologías cutáneas, heridas o intolerancias especiales.
  • Embarazo.

¿En qué consiste y que duración tiene el tratamiento por radiofrecuencia? Esta técnica consiste en aumentar la temperatura del mioma hasta conseguir que su estructura proteica de destruya provocando la reducción de tamaño y desaparición del mismo con el tiempo.

¿Es compatible la radiofrecuencia con un futuro tratamiento de fertilidad? Absolutamente, de hecho, es la única técnica que no deja ninguna cicatriz en el útero; eso significa gran seguridad en un embarazo y parto, ya que jamás va a haber riesgo de rotura uterina al crecer el útero durante la gestación, ni durante el trabajo de parto con la seguridad para la madre y el hijo de ser un útero sin cicatrices.

¿Cuánto tiempo se debe esperar para buscar un embarazo después de un tratamiento de radiofrecuencia? Entre tres y seis meses. Hay que realizar una ecografía a los tres meses de la radiofrecuencia, y si no hay rastro del mioma, se puede intentar gestación.

A modo de conclusión, ¿Cuáles Serían para usted desde su experiencia, los beneficios de la técnica de radiofrecuencia frente al resto de tratamientos? Todos, ya que es un procedimiento rápido (se tardan unos 30 minutos en realizarlo), es un tratamiento ambulatorio (la paciente se va a las dos horas de la clínica por su propio pie y al día siguiente puede realizar su vida normal), no deja ninguna cicatriz uterina con lo cual es un tejido sano para poder gestar y así evitar riesgos materno fetales en el embarazo ni en el parto, y totalmente seguro ya que en todo momento el ginecólogo está viendo la aguja vía ecográfica durante el procedimiento.